Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Omar Quezada’

Nuestros amigos del Cineclub de Pueblo han programado una serie de documentales peruanos como parte del ciclo: Reflejando la vida.

Entre ellos:

Miércoles 26, una selección de algunos de los mejores documentales producidos en los ultimos años por jovenes realizadores. Todos imperdibles y claros ejemplo del documental contemporáneo

Miércoles 2, tres claros ejemplos de la calidad del documental peruano, cuya temática y aproximación no ha perdido validez a pesar del paso de los años. Gianfranco Annichini un adelantado a su época y el Grupo Chaski, un abanderado del documental social peruano.

Miércoles 16, una retrospectiva a Juan Alejandro Ramirez, uno de los principales realizadores peruanos en la actualidad.

Miercoles 23, un documental sobre la movida de rock subterraneo en los 80, como nace, mezclandola con imagenes de la situación social de la época.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

La ética es un item importantísimo dentro del documental, tema imprescindible de ser tratado en todo libro relacionado a la no ficción. Desde el antológico libro “La representación de la realidad[1] hasta el blog más humilde dedicado al documental, como este, toca o debe tocar este tema. Algunos enfoques:

Bill Nichols, en “Cuestiones de ética y cine documental” [2], ofrece una reflexión sobre la condición ética del realizador y expone la importancia de la creación de un hipotético código profesional centrado en dos elementos: los sujetos del film y los espectadores, mientras  Carl Plantinga en “Caracterización y ética en el genero documental[2] nos dice que una de las principales diferencias con la ficción, son las obligaciones éticas que debe tener el realizador al representar a personas reales frente a personajes ficticios, en donde estas obligaciones dejan de existir.

Para mi, es un tema delicado que tiene muchas aristas, difícil de definir  y delimitar. La ética es personal y se va forjando en el día a día, en lo que uno ve, con lo que uno a crecido,  el ejemplo recibido, lo que leemos, lo que cuestionamos, lo que criticamos, si reaccionamos o nos callamos. Todo y más, forja nuestra ética personal y esta, como nos dice Nichols, es la base para delimitar nuestro “hipotético código profesional”. Debemos reconocer el poder que tenemos entre manos, ver que tenemos la  capacidad de representar la vida de una persona como queramos (ya que nosotros seleccionamos que va o no en el documental), pudiéndola utilizar para beneficio personal y luego desatendernos completamente de dicha relación. Algo similar a ciertos reportajes televisivos que podemos apreciar los fines de semana por televisión, en donde se utiliza la miseria y el sufrimiento de una persona tan solo para buscar rating y vencer al programa de la competencia, sin pensar en el ser humano y como esto le afecta.

Insisto una vez más, la ética es personal y así como yo no podría realizar estos reportajes o hacer algún trabajo para una minera sabiendo lo que ello implica, a otros no les afectan o no les parecen éticamente cuestionables. Es así, completamente valido, cada uno se rige por su “hipotético código profesional” y con este, debe vivir.

Para ejemplificar, mejor aún, el proceso ético dentro del documental y lo complejo del mismo quiero compartir con todos un documental realizado en el 2006 por Omar Quezada: “El Perdón“. En este, Omar va en búsqueda de un antiguo compañero de colegio, a quien atormentaba en clases, con la idea de pedirle perdón, pero es en este camino que comienza a cuestionarse lo que en el papel se veía sencillo, y al enfrentarse con la realidad  aflora el cuestionamiento ético del documentalista.[4]

(más…)

Read Full Post »

Me gustaría finalizar  este año con una lista de lo que considero los documentales que más he disfrutado durante este década. Quiero destacar que ha sido una década muy interesante para la producción documental peruana, en donde el incremento de producción, festivales, muestras y espacios de visionado se han incrementado de manera considerable[1]. Sobretodo luego de los noventas en donde casi no existe.

Mi selección tiene una particular preferencia por el documental de autor, en donde la subjetividad y la mano del realizador (ya se frente a cámara, con una voz en off o a través de la puesta en escena) se ve claramente en el producto final y en el dialogo que busca entablar con su espectador. Pero también incluyo algunos documentales de gran factura, que siendo mas clásicos han logrado atraparme ya sea por su temática o propuesta cinematográfica.

No escojo 10 ni 5 ni 20. Es una lista completamente subjetiva, tan solo enumero los que más he disfrutado[2]:

 

"Solo un cargador" de Juan Alejandro Ramírez

“Entre vivos y plebeyos” de Matías Vega (2002)

“Un día” de Leonardo Sagástegui (2003)

“Solo un cargador” de Juan Alejandro Ramírez (2003)

La espera de Ryowa” de Raúl del Busto y Cinthia Inamine (2004)

“Camino Barbarie” de Javier Becerra (2004)

“Más tuertos que muertos” de Victor Casquero y Antonio Valenzuela (2004)

“Alias Alejandro” de Alejandro Cárdenas (2005)

“El perdón” de Omar Quezada (2006)

“Tambogrande” de Ernesto Cabellos y Stephanie Boyd (2006)

“Los gigantes, Alcibiades y el bosque de piedras” de Miguel de la Barra (2006)

“Vivir es una obra maestra” de Gabriela Yepes (2007)

“Conversations II” de Marianela Vega (2007)

“Sueños lejanos” de Alejandro Legaspi (2007)

“Checkpoint rock: Canciones desde Palestina” de Javier Corcuera y Fermin Muguruza (2009)

“Signo generador” de Adriana Ugarte (2010)

“Reminiscencias” de Juan Daniel Fernández (2010)

"Tambogrande" de Ernesto Cabellos y Stephanie Boyd

(más…)

Read Full Post »

CONVERSATIONS II de Marianela Vega

Año: 2007 
Duración: 17 min.

Para ver documental hacer click

Antes de hablar del documental de Marianela, quiero contextualizar la presencia e importancia de lo autobiográfico en lo audiovisual.

Lo autobiográfico aparece en el cine dentro del campo experimental. Es Man Ray por la década del 30 el primero en realizar autorretratos como “Autoportrait” (1930), “Courses landaises” (1935) y “La Garoupe” (1937). En las décadas siguientes, siempre dentro de lo experimental serán David Perlov y Jonas Mekas quienes continuaran con la posta de filmar diarios personales, autorretratos o películas caseras, como el propio Mekas las llama. “(…) “Lost, lost, lost” (1976) de Jonas Mekas, obra fragmentaria filmada a lo largo de treinta años y unificada en el montaje por la reflexión posteriori en voz-off del director y por un sonido asincrónico, es quizás una de las obras autorreferenciales más conocidas y que refleja la articulación, en el genero, de una estética y de una ética de la creación artística” nos dice Raquel Schefer.[1] Su cambio de nomenclatura, de experimental a documental, se da recién en los últimos 30 años.

Bill Nichols en sus últimos estudios nos habla de seis modos documentales: expositivo, poético, observacional, participativo, reflexivo y performativo. De estos, en el modo performativo, es donde la presencia del director se hace más presente y es él quien a través de su visión de la realidad nos va guiando por su experiencia y visión de la vida. La subjetividad es muy clara, como dice el teórico Antonio Weinrichter[2] se pasa del documental clásico en donde se dice “El mundo es así” por el subjetivo en donde se dice “Yo digo que el mundo es así”. El documentalista actúa, ya sea interviniendo con su propio cuerpo o con una voz en off, pero este esta claramente presente en el film, en donde a diferencia del participativo en donde el dialogo es con el actor social o personaje en este caso el dialogo, a quien esta dirigido el film es con el espectador.

Y es que como nos dice Cátala[3], el documental tradicional y su enfoque se ha ido evaporando, dando paso a través de un amalgama de estructuras  a: “Films-ensayo, diarios videográficos, reflexiones visuales, etc, cuya textura es equivalente a las nuevas tecnologías, donde también impera la intertextualidad, la conexión hipertextual  las expresiones polifacéticas”. El Internet y los canales de youtube son piezas claves en este desarrollo.

(más…)

Read Full Post »