Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Maria Barea’

5. LOS NOVENTAS: UN NUEVO INICIO

En 1993 la ley de cine 19327 pasa a mejor vida, con lo que la producción nacional sufre un fuerte golpe. La nueva ley se tardaría unos cuantos años en entrar en vigencia, mientras tanto ya sin salas comerciales y un presupuesto adecuado para realizar cortos en 35 mm, tanto jóvenes realizadores como algunos con experiencia ven al video analógico como una opción.

Pero el video llega al Perú unos cuantos años antes[1]. Jorge Delgado me comenta que realizó su primer trabajo en video en 1979 “Canta Libre” junto a Pancho Adrianzén, en blanco y negro, y desde entonces siempre ha estado relacionado al video, pasando por el Beta, ¾, SVHS, V-8, Hi-8[2]. Es por eso que para él la llegada del digital es tan solo parte de esta evolución natural. Y es que hay todo una movida  latinoamericana del video y el Perú forma parte de ella[3].

"Los hijos del Orden" de José Antonio Portugal y "Perú: Presos Inocentes" de Javier Corcuera

Lamentablemente son muy pocos lo que ven al video como una opción para seguir produciendo. Y es que si no fuera por la actividad videistica que se da en los noventas no se hubiera realizado casi ninguna producción audiovisual de corto o mediano aliento.  Son los Organismos No Gubernamentales (ONG) que promueven la realización en cintas magnéticas, por lo que algunos cineastas se volcaron al medio. Por otro lado muchos jóvenes empezaron a producir independientemente,  festivales de videos como el Festival Nacional de Video y TV local, organizado por La Videoteca (Convenio AVL, ICD y Kantu) o los que organizaba el Grupo Calandria, eran espacios significativos para que estos empeñosos realizadores mostraran sus trabajos, los cuales en su mayoría eran ficciones o videoclips.

Durante estos años se fueron generando espacios alternativos de proyección, algunos de ellos hasta ahora ofrecen esporádicas proyecciones de videos como El Cinematógrafo, El Centro Cultural Ricardo Palma, El Ekeko, El Centro Cultural de España mientras que en la Noche de Barranco, esta esporadicidad se ha convertido, ya hace casi 10 años, en todo un ciclo de video joven ya institucionalizado, llamado “La Noche de los Cortos”.

Durante los noventas la presencia del documental fue escasa, pero cabe destacar los esfuerzos denodados de José Antonio Portugal por seguir dedicándose al documental, pese al cambio de reglas en el juego. Presentó “El hablar de las mujeres” (1994) “Los Hijos del Orden, Jóvenes en Tiempo de Violencia” (1995) y “Vergüenza” (1995), entre otros[4]. Por otro lado, se pudo apreciar los primeros acercamientos, allá por 1994, de un ahora consagrado, Javier Corcuera a este genero: “Tanguito en lavapies”, “Al pueblo cubano…” y “Cien días de ocupación”, pasarían prácticamente desapercibidos en Centro Leon Tolstoi, en donde se realizó la exhibición. Dos años después nos mostró “Perú: Presos Inocentes”. Dentro de la producción en video caben también mencionar “Nuestra Gente” de Andres Cotler (1994), “Elena Izcue: La armonía silenciosa” de Nora de Izcue (1998), “Hijas de la Violencia” de Maria Barea (1998)[5], entre otros[6].

"Hijas de la violencia" de María Barea y "Vergüenza" de José Antonio Portugal

En estos años tambien se dan los primeros trabajos de tres prestigios@s documentalist@s peruan@s que viven en el extranjero y en cuyas poducciones ahondaremos más adelante. Ell@s son Mary Jimenez, Heddy Honigmann y Juan Alejandro Ramírez. Filmografías que hemos tenido la suerte de poder apreciar por las Muestras de Documental Independiente de DOCUPERU o en el  Festival de Lima de el CCPUCP.

(más…)

Read Full Post »

d) José Antonio Portugal

En esta búsqueda de la memoria debo dejar pasar a quien me correspondía comentar, José Antonio Portugal, ya que me ha sido imposible visionar sus principales trabajos y prefiero dejarlo como un pendiente a ser saldado a la brevedad. Ante esto, continuamos en búsqueda del documental peruano.

e) El Grupo Chaski

Fundado en 1982, el Grupo Chaski[1] trabajó principalmente como un colectivo, alejado de la autoría y los estándares comerciales de distribución que el estado ofrecía por aquellos años. Desde sus inicios asume un compromiso social,  que su nombre ya lo refleja, como nos lo explica Osvaldo Carpio[2]: “Por hacer películas desde adentro, asume el nombre de antiguos comunicadores del imperio de los Incas, los Chaskis, sistema que funcionó y que puso la comunicación al servicio de todo un pueblo”.  Centrándose su trabajo en servir de canales de expresión a los más marginados y buscar desarrollar una conciencia cívica en los sectores más populares[3]. Y es que dentro del Tercer Cine Latinoamericano[4], el Grupo Chaski, sería nuestro principal representante.

El Grupo Chaski y su documental "Perú, ni leche ni gloria"

Sus documentales no se rigieron por la duración que la ley de cine vigente estipulaba, realizando una serie de mediometrajes, que no pudieron ser estrenados comercialmente en nuestras salas:  “Camino de liberación” (1985), sobre el sacerdote Gustavo Gutiérrez y la teología de la liberación, “Perú, ni Leche ni Gloria” (1986), filme que hablaba sobre el aumento del costo al enlatar la leche y los riesgos que el uso de hojalata implican[5] y por supuesto Miss Universo en el Perú(1982). Reynaldo Ledgard nos dice al respecto:

“(…) dirigida a un gran publico a pesar de que su formato la coloca en un difícil limbo entre el corto y largometraje. Perú su duración es la adecuada.” Cuarenta minutos, es su duración y es que un documental debe durar lo que tiene que durar”. (LEDGARD, Reynaldo. Miss Universo en el Perú. En:  Hablemos de Cine Nº 77, 1984; 34)

(más…)

Read Full Post »