Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Manuel Chambi’ Category

III Encuentro de Documentalistas Latinoamericanos y del Caribe – Siglo XXI

Entre el 6 y 9 de Julio se realizó en la ciudad de Buenos Aires el “III Encuentro de Documentalistas Latinoamericanos y del Caribe ”, el cual se inscribe dentro del movimiento surgido en los años sesentas llamado “Nuevo Cine Latinoamericano” y que luego de cuatro décadas busca retomar las cosas donde las dejó.

En 1968, en la ciudad de Mérida, Venezuela, se realiza “I Muestra del Cine Documental Latinoamericano[1], encuentro importantísimo dentro de la coyuntura cinematográfica. Significó la consolidación de un cine emergente, con documentalistas latinos hablando de nuestras realidades, con un claro compromiso social y político[2].  Como dijo Santiago Álvarez, en aquella muestra: “el artista tiene que comunicarse y contribuir al desarrollo cultural de su pueblo, y sin dejar de asimilar las técnicas modernas de expresión de los países altamente desarrollados, no debe dejarse llevar tampoco por las estructuras mentales de los creadores de las sociedades de consumo”.

Esta muestra se consolida con el Festival de Viña del Mar, que en 1967 y 1969 fija las metas de conocer nuestra dolorosa realidad e invita al análisis de sus causas y condicionamientos. Lamentablemente, este movimiento se ve interrumpido por las dictaduras militares que comienzan a gobernar nuestros países durante aquellos años.

En recien, durante el XV Festival de Cine y Video, Cinesul, en Río de Janeiro en junio de 2008 que argentinos Humberto Ríos y Dolores Miconi presentaron el proyecto de realización de los encuentros latinoamericanos frente a un grupo de cineastas motivados por la necesidad impostergable de refundar el movimiento de documentalistas desplegado de la Región especialmente entre los años 60 y 80.

Meses después Venezuela organiza el Iº Encuentro de la Red del Documental de Latinoamérica y del Caribe. Fue organizado por el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), presidido por Juan Carlos Lossada, con la participación de 110 representantes de 19 países latinoamericanos. El objetivo del mismo fue refundar el movimiento de documentalistas latinoamericanos en vista al desarrollo regional del género. Durante las cuatro jornadas se debatieron y realizaron propuestas sobre la creación, la producción, la distribución, la exhibición, y la regulación, temas fundamentales para constituir el ESPACIO AUDIOVISUAL LATINOAMERICANO.

El IIº Encuentro se realizó en Guayaquil, Ecuador, entre el 27 y 30 de Octubre del año 2009. Del mismo participaron 120 representantes de 20 países de América Latina y el Caribe y fue organizado por el Consejo Nacional de Cinematografía de Ecuador, a cargo de Jorge Luis Serrano. Su objetivo fue promover la circulación de los contenidos audiovisuales, entendiendo bajo este concepto la distribución, la exhibición en salas, la transmisión por televisión, el Internet, y toda forma de comunicación de contenidos audiovisuales en general y los contenidos documentales en particular.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

En vísperas del inicio del Festival de Lima y luego de una enriquecedora experiencia en el III Encuentro de Documentalistas Latinoamericanos y del Caribe, del cual publicaré un post mas adelante, pensé que hacer un recuento del documental latinoamericano sería muy importante. Para lo cual recurri a uno de los pocos libros que habla de manera integral de dicho tema: “Cine documental en América Latina” de Paulo Antonio Paranagua(0).

En el 2003, Paranagua edita este importante libro. Como el mismo menciona (1), el unico antecedente a un trabajo tan completo e integral de nuestro cine documental lo hizo Julianne Burton en 1990 con “The Social Documentary in Latin America“, que como el nombre lo dice, se enfoca en el cine social latinoamericano, que toma fuerza en los años sesenta y que en muchas latitudes es sinónimo de documental latino. Paranagua va un poco más allá:

“El proposito de nuestro libro es a la vez más ambicioso y más modesto. Por un lado, no limitamos el corpus vertiente del testimonio social o el compromiso político, aunque las películas en ella incluidas merezcan matices oportunamente sugeridos en “The Social Documentary in latin America”. Por otro lado, adoptamos una perspectiva histórica amplia, que no se ciñe solamente a la segunda mitad del siglo XX, al llamado Nuevo Cine Latinoamericano (homologado con mayúsculas y venerables instituciones). Pero lo hacemos con prudencia, considerando que estamos simplemente abriendo la vía a trabajos individuales o colectivos de mayor envergadura, en un campo poco menos virgen.”

(más…)

Read Full Post »

X Muestra de Documental Peruano

Un año más, DOCUPERU anuncia la realización de su Muestra de Documental Peruano. Esta se realizará entre el 30 de Setiembre y el 8 de octubre, de manera paralela en la ciudad de Cajamarca, como sede principal, y en Lima, en donde se ofrecerá una selección de los mejores trabajos vistos en estos 9 años de Documental. En esta nueva edición,  además de las habituales secciones, se abre el I Concurso Inter-universitario, concurso que refleja lo germinal de la historia de la muestra, la importancia del documental estudiantil  en el panorama documental peruano.

En Julio del 2003, teniendo como sede el Centro Cultural de España, se inició esta importante iniciativa, consecuencia del encuentro entre Jose Balado (profesor universitario de documental y director de DOCUPERU) y Ricardo Ramón  (director, por aquellos años, del Centro Cultural de España en Lima). Fueron 4 dias de documental, con conversatorios sobre proyectos en producción, mesas redondas sobre obras exhibidas y el visionado de un largometraje documental, “Choropampa, el precio del oro”  de Ernesto “Tito” Cabellos y Stephanie Boyd y 10 cortos universitarios, entre los que cabe destacar: “Entre vivos y plebeyos” de Matias Vega “Ausencia”  de Marianela Vega.

I Muestra de Documental Peruano

(más…)

Read Full Post »

Me gustaría finalizar  este año con una lista de lo que considero los documentales que más he disfrutado durante este década. Quiero destacar que ha sido una década muy interesante para la producción documental peruana, en donde el incremento de producción, festivales, muestras y espacios de visionado se han incrementado de manera considerable[1]. Sobretodo luego de los noventas en donde casi no existe.

Mi selección tiene una particular preferencia por el documental de autor, en donde la subjetividad y la mano del realizador (ya se frente a cámara, con una voz en off o a través de la puesta en escena) se ve claramente en el producto final y en el dialogo que busca entablar con su espectador. Pero también incluyo algunos documentales de gran factura, que siendo mas clásicos han logrado atraparme ya sea por su temática o propuesta cinematográfica.

No escojo 10 ni 5 ni 20. Es una lista completamente subjetiva, tan solo enumero los que más he disfrutado[2]:

 

"Solo un cargador" de Juan Alejandro Ramírez

“Entre vivos y plebeyos” de Matías Vega (2002)

“Un día” de Leonardo Sagástegui (2003)

“Solo un cargador” de Juan Alejandro Ramírez (2003)

La espera de Ryowa” de Raúl del Busto y Cinthia Inamine (2004)

“Camino Barbarie” de Javier Becerra (2004)

“Más tuertos que muertos” de Victor Casquero y Antonio Valenzuela (2004)

“Alias Alejandro” de Alejandro Cárdenas (2005)

“El perdón” de Omar Quezada (2006)

“Tambogrande” de Ernesto Cabellos y Stephanie Boyd (2006)

“Los gigantes, Alcibiades y el bosque de piedras” de Miguel de la Barra (2006)

“Vivir es una obra maestra” de Gabriela Yepes (2007)

“Conversations II” de Marianela Vega (2007)

“Sueños lejanos” de Alejandro Legaspi (2007)

“Checkpoint rock: Canciones desde Palestina” de Javier Corcuera y Fermin Muguruza (2009)

“Signo generador” de Adriana Ugarte (2010)

“Reminiscencias” de Juan Daniel Fernández (2010)

"Tambogrande" de Ernesto Cabellos y Stephanie Boyd

(más…)

Read Full Post »

2. El PRIMER AUGE DEL DOCUMENTAL

Pedro Valdivieso  (pionero del cine peruano) nos cuenta, en el libro de testimonios de Giancarlo Carbone, que una vez iniciada la segunda guerra mundial el material virgen era muy escaso y la producción de ficción, que años antes alcanzó un boom significativo, para lo que es la industria cinematográfica peruana, gracias a Amauta Films, se detuvo inevitablemente y todos se dedicaron a hacer documentales y noticieros[1].

No había una convicción o un propósito especifico detrás de esta producción cinematográfica, sino esta era la única manera de trabajar en el medio. Y es así que Amauta Films y otras empresas se tuvieron que dedicar a hacer reportajes de la llegada de los políticos, de los desfiles de modas y de militares[2].

Giancarlo Carbone, nos habla de estos años:  “La memoria visual de la época esta registrada en numerosos noticieros (…) Así hemos podido ver imágenes del multitudinario adiós que Lima le dio al Amauta José Carlos Mareategui, las manifestaciones de Haya de la Torre en la Plaza de Armas, la convulsión política durante el gobierno autoritario de Sánchez Cerro, el cambio de la fisonomía de Lima a partir de la construcción de los ministerios públicos con Benavides y luego con Manuel Prado, el efímero gobierno democrático de Bustamante y Rivero hasta el tenebroso  golpe de estado de Odría” (CARBONE, Giancarlo. Testimonios: El cine en el Perú:1987-1950, 1991; 141-142)

Y es que el principal uso que se le dio al documental financiado por el gobierno fue promocionarle: era una prensa oficialista. Casi casi como la televisión de los noventas con Fujimori.

3. MAS QUE CINE DESCENTRALIZADO: LA ESCUELA DEL CUSCO

Algunos años después y unos tantos kilómetros más al sur era fundado El Foto Cine Club, en la ciudad del Cusco[3]. Hecho que generaría la primera manifestación autentica de cine documental en el Perú: La Escuela del Cusco.

"Corpus del Cusco" de Manuel Chambi

Manuel Chambi fue el principal representante de este grupo pero no el líder, no los había. En el grupo de realizadores, que completaban: Victor Chambi (hermano de Manuel), Eulogio Nishiyama, Cesar Villanueva y Luis Figueroa, existía la horizontalidad durante el documental, el trabajo, la vida y es así que ellos pasaban por todos los cargos en los diversos documentales que realizaron.

“Lo ejecutaron todo a la manera artesanal. Rehuyendo la especialización y todos sus integrantes procuraron pasar por la experiencia mas amplia de la técnica y la realización” (BEDOYA, Ricardo. 100 años de cine en el Perú: Una historia critica, 1995; 152)

En una entrevista de Carbone a Chambi, este cuenta que unos realizadores franceses filmaron un documental sobre la fiesta de Santo Tomás, la capital de la provincia de Chumbivilca, una vez terminado regresaron a dicha ciudad para proyectarlo, como complemento a dicha proyección se decidió pasar el documental que años antes (1957) había realizado el propio Chambi sobre  dicha festividad  (Chumbivilcas. La fiesta de SantoTomás). A pesar de tocar el mismo tema, estos generaron reacciones opuestas en los espectadores, una respuesta fría por el lado  francés contrastando con una gran euforia en respuesta a su documental. Hecho que reconoció el propio francés luego, al decirle que el trabajo del cusqueño era muy superior al que él había realizado[4]. Y es que el punto de vista, la mirada, es esencial en la realización documental.

Como el mismo Bedoya nos lo dice, al hablar del trabajo de Chambi: “En contraste con el desaliño y la rutina plástica de casi todo el cine documental peruano, las imágenes de los cortos de Chambi, aun cuando aparezca sobre expuestos o temblorosos o quizás gracias a ello, mantienen un clima de autenticidad y belleza natural logrado casi al desgaire y nada deben a la búsqueda plástica ni a la preocupación pictórica en el diseño de encuadres”(BEDOYA, Ricardo, 100 años de cine en el Perú: Una historia critica, 1995; 146)[5]

"Corrida de toros y cóndores" de Manuel Chambi

Sus obras reflejan la realidad social del pueblo y el campesinado de las regiones del Ande y sus habitantes, sus tradiciones, sus costumbres su cotidiano. Un ejemplo de ello es  su primer documental Corpus del Cusco (1955), un registro de la celebración católica del Corpus Christi pero festejado a la manera cusqueña, un ejemplo de sincretismo post colonial.  Un año después filma “Corrida de toros y cóndores” sobre la tradicional celebración del Yawar Fiesta. Fiesta en donde un cóndor es capturado, emborrachado y atado fuertemente a la espalda de un toro, ambos son soltados en un ruedo taurino y mientras el toro trata de zafarse por todos los medios posibles del cóndor este le picotea el cuello hasta desangrarlo. Esta tradición: “nace por la impotencia del comunero ante los abusos del gamonal; entonces, en una especie de simbología, nace la fiesta en donde el cóndor que representa a los sufridos comuneros, venga los sufrimientos que les propina el gamonal, representado en el toro, que termina muriendo durante la ceremonia”[6]. Esta fiesta actualmente ha sido prohibida en el Perú.

Junto a Luis Figueroa realiza  Las piedras (1955), en donde juntos recorren las calles del Cusco para registrar las construcciones pre-incas, incas y coloniales. Con Lucero de Nieve (1957) sobre la fiesta del Qoyllur Riti en Ocangate y Carnaval de Kanas (1956), alcanzó el reconocimiento internacional. Estos documentales fueron premiados en la Reseña de Cine Latinoamericano de Santa Margarita, en Génova, Italia; y considerados entre lo mejor del cine etnográfico latinoamericano.

El prestigio internacional alcanzado por Chambi, sumado al éxito de Kukuli (largometraje de ficción realizado de manera colectiva por Figueroa, Nishiyama y Villanueva) en el Festival de Karlovy Vary en 1964, llevaron como ya mencione anteriormente, a que Georges Sadoul, el historiador de cine francés, los bautizara como  La Escuela del Cusco, al hacer mención a la coherencia de su obra en conjunto.

"Kukuli" de Nishiyama, Figueroa y Villanueva

Luego de Kukuli (1961) se dejaron de lado los cortometrajes y será Jarawi (1964),  la cinta que marcaría el fin de la escuela como tal.  Luego de la ruptura, cada uno siguió su propio camino pero siempre ligado al documental. Y es que su trabajo fue una elección, una opción personal por un cine descentralizado, autentico con estéticas propias. Que buscaba la reivindicación del mundo indígena. Documentales hablados en  quechua y que constantemente interactuaban con el publico espectador-personaje. Y es que a ellos les interesaba reflexionar acerca de la realidad que vivían y a partir de ella sacar conclusiones que puedan servir para el desarrollo de la sociedad inmersa en dicha realidad.

De la Escuela del Cusco, Ricardo Bedoya nos dice: “la actividad de los cineastas cusqueños no perfiló una escuela con postulados orgánicos articulados o manifiestos. Sus integrantes se vincularon durante un tiempo para reivindicar una imagen del mundo indígena hasta entonces soslayada. Los cineastas del Cusco, casi treinta años después del auge del indigenismo literario y pictórico de la década de 1920, incorporaron el universo andino al cine peruano. Y lo hicieron como un modo de descubrirlo, contemplarlo y celebrarlo. Ninguno de ellos era ‘indio al 70 o 100%’, al decir de Sadoul. Eran profesionales urbanos con ascendientes indígenas pero integrados a la vida cultural del Cusco”.

Mónica Delgado en su análisis sobre dicha escuela [7] escrito en el 2005 acaba reflexionando  “(…) queda la pregunta de cómo hacer para que las nuevas generaciones puedan ver fragmentos de lo que significó la Escuela del Cusco.” Por suerte, actualmente eso es posible. En la Cuarta Muestra de Documental Independiente  DOCUPERU hizo una retrospectiva de la obra de Chambi y cuenta con dichos documentales en su archivo a disposición de los interesados,  por otro lado la Escuela Nacional de Folclore cuenta con un proyecto cultural de digitalización y preservación del patrimonio sonoro y visual que incluye la obra de La Escuela del Cusco.

Algunos títulos de Chambi[8]: (1955) Corpus del Cuzco (1956) Corrida de toros y cóndores (1956) El carnaval de Kanas (1957) Lucero de nieve (1961) Vida de los campesinos de Chincheros / Navidad en Cuzco (1962) Machu Picchu (1963) Estampas del Carnaval de Kanas (1965) Ukuku / La fiesta de la Candelaria en Puno (1974) Mántaro, fenómeno imprevisible (1974) La basura



[1] CARBONE, Giancarlo. Testimonios: El cine en el Perú:1987-1950. 1991; 171

[2] El auge se ver respaldado a partir de 1944 con la ley promulgada por el presidente Prado, ya antes mencionada.

[3] Martín Chambi nos dice : “El 27 de diciembre de 1955, en homenaje al 60º aniversario del nacimiento del cine proyectamos la película “Los hijos del paraíso” de Marcel Carne”. Con esta película es fundado el cine club. (CARBONE, Giancarlo. Testimonios: El cine en el Perú:1987-1950, 1991;95)

[4] Ibid; 99

[5] Algunos conceptos similares podemos encontrar en los postulados de García Espinosa cuando nos habla del tercer cine: “El cine que puede encontrarle muchas mas importancia cultural técnicamente mal hecha que a una película técnica y artísticamente logradas. Porque su aspiración fundamental no es hacer una revolución estética sino contribuir a una revolución cultural. (GARCÍA ESPINOSA, Julio. Por un cine imperfecto, 1973 ;42)

[6] http://es.wikipedia.org/wiki/Yáwar_Fiesta [citado 2 de julio del 2010]

[7] DELGADO, Mónica. Promesas de la cordillera http://www.editoraperu.com.pe/identidades/81/generos.asp [citado 01 de julio del 2010]

[8] Podemos apreciar su filmografía completa en http://www.cinelatinoamericano.org/cineasta.aspx?cod=704  [citado 2 de julio del 2010]

En busca de la memoria documental: I

Read Full Post »